Imagen utilizada con permiso de la artista Katie M. Berggren.

Preguntas Frecuentes sobre Parto Natural, por Dr Santos


¿Cómo es un Parto Natural?
Médico Ginecólogo. Madrid

¿Qué se necesita para un parto natural?
Una mujer normal está capacitada para parir por sí misma. El cuerpo de una mujer normal es perfecto, como el de un hombre, como el de un bebé. El bebé que está a punto de nacer ha realizado procesos fisiológicos muy complicados, como la formación de todos sus órganos. Si ha sido capaz de realizar todos esos procesos, el proceso de nacer es fácil. Un bebé normalmente está capacitado para nacer sin complicaciones. ¿Qué hace falta para ello?. Que de verdad se respeten las condiciones que la naturaleza tiene previstas para que se desarrolle el parto y el nacimiento. Cada vez más madres optan por un parto natural.



¿Es mejor un parto en el agua?

Un parto natural puede ser en el agua. El agua beneficia a la mujer que pare porque puede moverse de manera más libre. Alivia el dolor de las contracciones. Aporta seguridad y serenidad. Por algún motivo que aún se desconoce, se sangra menos. Es un elemento de disfrute. Si se mantiene en el agua hasta el nacimiento, el cambio de medio es menos brusco para el bebé.


¿Hay seguridad?

Si. En un parto natural se puede disponer de los medios técnicos al alcance. No es incompatible. En un hospital se puede tener un parto no medicalizado pero sí vigilado. Al dar prioridad al respeto al proceso fisiológico, es verdad que se puede estar haciendo menos exhaustiva la vigilancia fetal. Pero en ese caso no se están aumentando las probabilidades de que algo salga mal. Las probabilidades se están disminuyendo al disminuir las interferencias con el proceso fisiológico. A menudo los elementos de medicalización del parto suponen precisamente un factor de aparición de complicaciones. Las estadísticas y los estudios demuestran que muchas de las intervenciones que rutinariamente se solían realizar en los partos, sin aportar beneficio en tasas estadísticas de resultados para bebés, sí predisponen a mayor tasa de complicaciones. Es decir, cuanto más natural sea un parto, más seguro es. Es lo que dice la ciencia.


¿Cuál es la postura?

La mujer que pare es la que decide en qué postura se encuentra más cómoda, la que decide si prefiere pasear, o si desea beber. En el parto natural se considera en todo momento que la mujer que pare, o mejor, su fisiología y su instinto y los de su bebé, son los protagonistas de este evento. El objetivo es vivir tanto el embarazo como el momento del parto con intensidad. Es el mismo objetivo que la naturaleza tiene previsto para el nacimiento. El parto, el nacimiento y el orgasmo tienen una cosa en común: son procesos que la naturaleza tiene previsto que se vivan con gran intensidad.


¿Cuál es la habitación ideal para el parto?

Una habitación donde se va a parir precisa que respete la intimidad. Son condiciones fundamentales para un parto natural la intimidad, la escasez de luz, de ruido, y de todos los factores de estrés. Son importantes la paz, la calma, y la ausencia de personas que transmitan sensación de prisa o de estrés. La habitación y el mobiliario realmente no es importante.


¿Qué es lo más importante a respetar?

Para tener un buen parto es importante la libertad de postura pero es más importante sin duda el estado emocional adecuado. Un estado en el que la que pare se sienta sin estrés, sin ansiedad, sin presión. Un estado emocional en el que la mujer se sienta fuerte, grande, poderosa. Pero posiblemente, más importante aún que el parto, es el nacimiento natural. Que sea la propia mujer la primera persona que recoge a su bebé, la primera que lo toca, la primera que se lo pega a la piel y lo abraza. Una vez que nace el bebé, no se le separa bruscamente de la madre, sino que está en contacto con ella durante las primeras horas, consiguiendo que la recepción sea lo menos interferida posible.


¿Qué intervenciones son aceptables en un parto natural?

Es aceptable todo cuando realmente está indicado. Todas las técnicas médicas son útiles. Todas han ayudado a salvar situaciones de riesgo. Sin embargo no son aceptables todas las que se realizan de más, de forma rutinaria. Por ejemplo, basándonos en la evidencia científica, ya casi no se deberían practicar episiotomías; deben limitarse a dos situaciones: cuando se sospeche que sufre el bebé o cuando exista un periné alterado por cicatrices graves previas. Por ejemplo, las cesáreas se llevan a cabo única y exclusivamente si es estrictamente necesario. Se consigue evitar una cesárea actuando de forma respetuosa al principio del parto. Al final, cuando la necesidad de cesárea surge, ya es demasiado tarde para intentar evitarla. Y además es peligroso. No se trata de "aguantar" sin hacer cesárea cuando hay riesgo: se trata de conseguir que no lleguen a aparecer situaciones de riesgo. En los países en los que se ha vuelto a partos menos intervenidos, los resultados obtenidos en cuanto a la incidencia de cesáreas y fórceps son excelentes.


¿Es aconsejable una preparación especial durante el embarazo para un parto natural tipo yoga, etc.?

Si y No. No, una mujer no necesita nada especial para prepararse para el parto porque como el comer, como el respirar, se lleva dentro la manera de hacerlo, está en los genes. Pero sí. Sí que es aconsejable una preparación para el parto en un mundo en el que la mujer antes de parto se ha de desaprender todos los tabúes y tópicos que ha aprendido por el hecho de estar imbuída en la cultura en la que vivimos. La preparación para el parto natural es mucho más mental y emocional que física. No hacen falta técnicas concretas. Hay muchas técnicas, como el yoga, el canto, el baile, la hipnosis, el conocimiento del proceso. Todas las técnicas de preparación al parto son buenas. Cada mujer debe elegir la que más necesite. O puede elegir no hacer preparación.


¿Es mala la tecnología?

El parto natural no significa dejar de lado la técnica más avanzada. La analgesia epidural, por ejemplo, está al alcance de la mujer para que en cualquier momento pueda tenerla, al igual que otras muchas técnicas que están al alcance para ser usadas cuando se necesiten.


¿Qué tiene de malo la oxitocina artificial?

La madre da a luz cuando ella y su hijo están preparados para ello, respetando el proceso fisiológico del parto y el tiempo de dilatación, sin oxitocina artificial, sin inmovilidad, sin indicaciones médicas artificiales. Yo no uso oxitocina artificial, el cuerpo de la mujer por sí mismo genera la cantidad adecuada de oxitocina si las condiciones emocionales y ambientales del parto así lo permiten. La oxitocina natural que produce una mujer tiene una gran diferencia con respecto a la oxitocina intravenosa: la oxitocina producida en el cerebro no solo actúa sobre el útero, sino sobre el propio cerebro. La oxitocina producida por la mujer riega su cerebro transformando en placer y en amor todo lo que vive durante el parto. La oxitocina intravenosa, en cambio, actúa sólo sobre el útero incrementando la fuerza de las contracciones e incrementando con ello el dolor, pero inhibiendo la acción de la oxitocina natural en el cerebro, inhibiendo por tanto esta esfera de amor y de placer en que transcurre un parto natural.


Entonces ¿por qué no se asiste el parto de forma natural en todas partes?

La medicina tiene una forma de evolucionar en dos velocidades: los avances en la técnica se aceptan muy rápido, quizá porque ensalzan la labor de los proveedores de salud (servicios de salud, hospitales, médicos, etc.); pero los avances en conocimiento tardan en aceptarse: esa es la otra velocidad. Por ejemplo, la episiotomía, o la monitorización electrónica continua, por citar algunos ejemplos relacionados con el parto: cuando llegaron en los años 70 eran avances técnicos; se aceptaron y se implantaron rápidamente. En cambio, en los años 90 se ha descubierto que ninguno de ambos sirve realmente para salvar vidas de bebés, salvo en casos excepcionales y la aplicación práctica de esto no se ve aún reflejada en general, salvo en contadas excepciones. La vuelta al parto natural, al parto menos intervenido, es un avance de conocimiento, no de técnica. Es un avance de los que tardan en extenderse. La vuelta al parto natural es la consecuencia de un avance en el conocimiento: hoy se sabe que técnicas que se creían útiles no lo son tanto. Es un avance en conocimiento, no en técnica. Es el tipo de avances que se producen a velocidad lenta. En medicina, el médico o la institución más intervencionista sale mejor parada que el médico o la institución menos intervencionista. Esto se ve claramente poniéndonos en situación. Pongámonos en la situación de un proceso que va a ir mejor sin intervención. Cualquier proceso, desde un parto complicado hasta un cáncer incurable. Ahora imaginemos que algo ha salido mal. Si la atención ha sido dada por un médico o institución intervencionista, la imagen final será "a pesar de que hicieron todo lo posible"; si la atención ha sido dada por un médico o institución que decidió no intervenir, la imagen final será "y no sabían hacer nada". Ahora imaginemos que por el contrario todo ha salido muy bien. Si la atención fue dada de forma intervencionista, la imagen final será "gracias a los doctores que lo hicieron muy bien". Si la atención fue dada de forma espectante sin intervenir, la imagen será "salió muy bien". Este mecanismo de beneficio por el intervencionismo afecta a toda la clase médica. Los médicos más intervencionistas tienen por este factor de sesgo más tendencia a ganar prestigio, los menos intervencionistas a perderlo. Y existen muchísimas más denuncias por cesáreas que no se hicieron que por innecesarias.

Médico Ginecólogo. Madrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...