Imagen utilizada con permiso de la artista Katie M. Berggren.

Siestas Regulares Mejoran el Sueño de Noche

Extaído de: Crianza Natural


Según las investigaciones del sueño, y la experiencia maternal, la duración y la calidad de las siestas afectan el sueño nocturno. (Y por consecuencia, el sueño nocturno afecta la siesta.)
Los bebés difieren en sus necesidades de siesta pero aquí hay una guía general que aplica a la mayoría de bebés:
Edad Número de siestas Horas de siesta
4 meses 34-6
6 meses2 3-4
9 meses 22,5-4
12 meses1-2 2-3
2 años 11-2
3 años1 1-1,5


¿Cuándo debe tomar siesta un bebé?
La hora en que toma la siesta es muy importante. Una siesta muy tarde en el día afectará negativamente el sueño durante la noche. Ciertas horas del día son mejores para la siesta porque van con el reloj biológico del bebé. Estos períodos óptimos para la siesta balancean el tiempo entre dormir y despertar y afectarán de forma positiva el sueño nocturno.
Todos los bebés son diferentes, pero generalmente, las mejores horas para las siestas son como sigue:
  • Si el bebé toma tres siestas: media mañana / temprano por la tarde / temprano por la noche
  • Si el bebé toma dos siestas: a media mañana / temprano por la tarde
  • Si el bebé toma una siesta: temprano por la tarde
¡Observa las señales de sueño de tu bebé!
Cuando tu bebé muestre señales de cansancio inicia inmediatamente la siesta. Si esperas que el bebé esté muy cansado, no podrá dormir. Una vez que conoces las necesidades de sueño puedes planear una rutina para las siestas para iniciar el proceso. Si la consistencia de las siestas es una idea nueva para ti, observa más de cerca a tu bebé y sus señales de cansancio, y deja a un lado la rutina hasta que establezcas un patrón de descanso para tu bebé. En otras palabras, ¡no inicies una rutina presiesta si su bebé está listo para dormir!
Observa estas señales de fatiga; tu bebé puede presentar una o más de ellas:
  • disminución de actividad
  • tranquilo
  • vista vidriosa
  • desea acostarse
  • irritabilidad
  • bostezo
  • falta de interés en las personas y en los juguetes
  • restregando los ojos
  • acariciando un “peluche” o pidiendo un chupete, biberón o deseo de mamar
!El momento oportuno es muy, muy importante!
Probablemente has experimentado esta escena: Si el bebé se ve cansado, piensas “hora de la siesta”, lavas su manita, su cara, cambias su pañal, haces una llamada telefónica, sacas al perro, te dirijes a la cama, solamente para encontrar que de repente él está con los ojitos bien despiertos y listo para jugar ¿Qué ha sucedido? Se ha pasado la ventana de oportunidad del sueño y tu bebé ha tomado un segundo brote de energía que durará una hora o dos horas hasta sentirse cansado otra vez. Esto sucede a menudo durante la ultima parte del día. De repente, tu bebé está (finalmente) listo para una siesta a la hora de la comida, y surge una duda: ¿lo dejo dormir ahora y así extiendo hasta más tarde su hora de dormir, o no lo dejo que duerma y tengo un bebé fastidiado y cansado? En vez de enfrentarte a este problema, atiende de inmediato a sus señales de fatiga y ponlo a tomar la siesta cuando esté cansado.
Después de una semana de observación cuidadosa, es posible que puedes crear un horario que funciona con sus períodos de vigilia y descanso, y así facilitar un horario de siesta. Tu bebé puede aprender a dormir sin llorar hasta cansarse.
La rutina de la siesta
Una vez establecido un horario de siesta para tu bebé, es muy útil si creas una rutina específica para la siesta. Esta rutina debe ser diferente que la establecida para ir a dormir de noche, aunque puede haber similitudes — por ejemplo, la presencia de una música tranquila que induzca el sueño. Sigue la rutina todos los días de igual forma. (Con la excepción, como ya indicamos, si tu bebé muestra señales de estar cansado y listo para dormir. En este caso, se breve o elimina esa rutina por ese día.)

Para el bebé que es reticente a la siesta, su rutina podrá incluir algún movimiento relajante como:
  • mecerlo en un columpio
  • sentarlo en una mecedora
  • pasearlo en un porta bebé
  • cantarle una canción de cuna.
Una rutina de siesta no necesita ser larga ni complicada para ser efectiva. Si la siesta de tu bebé ocurre a la misma hora todos los días habrán señas sutiles, tales como el tiempo de la merienda, que avisarán a tu bebé de que la hora de la siesta se acerca.
¡Muchas siestas indican mejor sueño de noche!

Este artículo es un extracto del libro The No-Cry Sleep Solution: Gentle Ways to Help Your Baby Sleep Through the Night, (McGraw-Hill, 2002) de Elizabeth Pantley, Seattle (Estados Unidos), y en CRIANZA NATURAL se reproduce bajo consentimiento expreso de la autora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...