Imagen utilizada con permiso de la artista Katie M. Berggren.

Historias de Parto: Nacimiento de Matilde, Relato de una Parto Natural con Cesárea previa (PVDC)



Por: Maribel y Walter 

Como padres vivimos felices el nacimiento de nuestra primera hija, tan esperada, tan cuidada y respetada… sólo nos quedó el amargo recuerdo de su nacimiento por cesárea, que fue practicada sin reales motivos clínicos y sin haberla necesitado ni pedido. En nuestra segunda espera preciosa,  depositamos todas las ilusones, convicciones y nuestras energías para lograr dar a luz de manera natural, no como una enfermedad, como algo propio de la mujer y no de la medicina, en la que fuéramos nosotros como pareja, los protagonistas principales, y así fue.

Una madrugada de febrero, estando en casa se me intensificaban las contracciones, cada vez era más profunda mi respiración, Walter, mi marido, me ayudaba con masajes… transcurría el tiempo, tenía claro y me alentaba saber, que cada contracción me acercaba a su nacimiento, eran mis aliadas…
Pasadas las horas, llega nuestra matrona, con quien nos fuimos a la clínica, a la sala de parto, dando paso a las señales de mi cuerpo, de nuestro bebé…


Nuevamente, fuertes contracciones, las vivía como si fueran olas, me imaginaba el mar, el infinito, pensaba en nuestro creador, esa es la única explicación que tengo para decir cómo supere estos agudos instantes…
Matilde & Alice
Ya era el momento esperado, ganas de conocerla o conocerlo, todo era sorpresa, no sabíamos su sexo, sería un gran regalo, una nueva luz para nuestras vidas.

Walter siempre a mi lado, en silencio… veía en él la necesidad de poder compartir lo que yo sentía, de darme energías, me tomaba las manos, me abrazaba, su presencia me aliviaba, éramos uno…
Por instantes perdía las fuerzas, sentía que me iba en un profundo sueño y pronto volvía.

De pronto, escuche que me decían: “ya, falta poco”  … Así asomó su cabecita, y en un instante maravilloso, de descanso, de paz, calma, nacía nuestro bebé, resbaló como un pececito, y escuchamos a la matrona que dijo: “es una niñita” que gran emoción, nuestra segunda hija, la tomé en mis brazos y la apoyé en mi pecho. Comenzó a tomar leche, ¡realmente maravilloso!... transcurrido un tiempo, Walter cortaba el cordón…  tanto milagro, sentía que todas esas fuerzas y esperanzas no provenían de mí, sino del cielo… de donde vino nuestra linda Matilde.  Gracias al SEÑOR por este segundo gran regalo.

Maribel , Walter & Alice y Matilde

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...