Placenta, el Árbol de la Vida. Relato de un Parto Lotus


Con Mucho cariño les compartimos este relato sobre la experiencia de un Nacimiento Lotus, escrita por Ima, quién junto a su compañera Tai recibieron hace un par de años en Brasil a su bebé Iyari mediante un parto Lotus, con desprendimiento natural del cordón umbilical.


PLACENTA, EL ÁRBOL DE LA VIDA 
Por: Ima  

El árbol de la vida, la placenta, con sus raíces en la madre y de sus ramas un largo peciolo sosteniendo el fruto del amor , ese ser en gestación que nada en las aguas primogénitas, en un reducto del inmenso mar. Así como el roble conecta la Madre Tierra con el cielo, la placenta es el puente entre la madre y ese bebe etéreo permitiendo el flujo de alimentos, sentimientos, gases….fui entendiendo de a poco de la grandiosidad de este órgano, y cada vez que la tenía entre mis manos un nuevo conocimiento me era desvelado. Del otro lado del largo cordón nuestro hijo recién nacido Iyari se movía plácidamente en este nuevo ambiente aéreo.

Cuando por primera vez supimos del Parto de Lotus recién había nacido nuestro segundo hijo Alai ,yo no le preste mucha atención al relato que nos contó un amigo y me pareció una anécdota mas del mundo de los partos ,pero a mi compañera Tai le quedo resonando en algún lugar de su interior el relato del  parto y unos lunas después al saber que estábamos esperando la llegada de Iyari ese resonar se amplifico alcanzando frecuencias que hicieron vibrar a Tai hasta el punto de ponerla en movimiento y empezar a investigar sobre el Parto de Lotus. La resonancia fue aumentando a medida que adquiría conocimientos y un día me dijo “ amor yo quiero que vivamos un parto de lotus con nuestro bebé”....yo me quede perplejo ,en nuestra situación con Alai con un añito y otro bebé llegando me parecía que teníamos suficientes funciones como para ademas tener que cuidar a una placenta , me empece a reír y a hacer chistes de como seria caminar con el bebé unido a la placenta , como seria para colocarle la ropa …...Tai me miro a los ojos y en mi interior tuve la certeza de que íbamos a vivir esta experiencia.
Los días pasaron y Tai fue compartiendo conmigo las informaciones que había recopilado, fui haciendome a la idea, me centre mas en la parte fisiológica y de cuidados del parto de lotus pues sentía que era la parte que me correspondía ,soy formado en Biologia y es por el contacto  con lo oganico y  práctico que me llega el conocimiento..
Cuando el trabajo de parto comenzó entré una vez mas en un estado de conciencia expandida junto a Tai , se desencadeno un flujo incesante de hormonas, sentimientosy  energía que fue in creccendo lleno de sutilezas , armonia y amor. Iyari llego en su bolsa y cuando se rompió en el agua en millares de pececitos asomo su cabecita y en unas ráfagas mas fue a parar a las manos y regazo de Tai , que alegriaaaaa!!!!!!!!
El alumbramiento de la placenta vino un poco después ya en tierra firme, salió enterita y hermosa, la dejamos escurriendo en el colador.

 Fuimos a descansar mamá Tai, bebé Iyari y placenta Ayum unidos por el cordón en el cuarto ricamente preparado. Alai, Kalu y yo en el cuarto de al lado. Unas horas más tarde al limpiar con agua con sal la placenta, la sostuve en mis manos y una memoria ancestral despertó activada por la textura y   olores de éste órgano, muy parecidos a los de la menstruación. Mi instinto animal se agudizó y un gran sentimiento de protección y de alerta se apoderaron de mi, percibí como hombre la importancia de este instinto animal, mucha información me fue desvelada con el de correr de las horas y los cuidados de la placenta.
 El olfato directamente conectado al sistema limbico, también llamado de antiguo cerebro de los mamíferos, esta relacionada con la memoria, las emociones, el subconsciente y con las cascadas hormonales que regulan el sistema endocrino.

Iyari estaba en estado de gracia unido a Ayum su compañera placenta durante nueve meses, hermana creada de las mismas células que el y puente energético, alimenticio, amoroso entre mama Tai y el . Sentiamos que Iyari estaba en el proceso de llegar poco a poco sin ningun tipo de violencia a este plano terreno , calmo muy calmo , nada lo incomodaba pues por el cordón estaba unido a Ayum y por la boca a la teta de mamá Tai.
El cordón umbilical fue secándose mientras Iyari recibia todo lo que precisaba de la placenta para este nuevo ciclo terreno y de la teta  de mamá, el amor, alimento, refugio,  cuidados y cariños de papá y hermanitos. El cuarto día el cordón se desprendió de Iyari y una gran Alegría me invadió, sentí  que el ciclo que comenzo con el trabajo de parto se consumo con esta caída de cordón, de nacimiento de lotus Iyari llego a nuestra familia. Un gran sentimiento de paz me inundo pues no tuve que cortar ningún cordón, el bebé supo cuando desprenderse de su hermana placenta y sentí una gran cura porque cuando corte el cordón de Alai vivi un gran conflicto pues sentí que me entrometía de una forma violenta en el proceso entre bebé, placenta y mamá ........en aquel entonces no tenía la compresión. El hombre en estos tiempos desde el primer momento genera la separación entre mamá y bebé de forma violenta pero supe que lo masculino instintivo, lo verdadero  no está relacionado con estos actos y si con un gran amor y protección por el bebe, por la placenta , por la mamá .....Teniendo la placenta en mis manos me acerqué más a todo el proceso de gestación, a la importancia de la placenta, a la grandiosidad de ser mamá y cada vez que lavaba la placenta con agua tibia y sal marina me conectaba con el mar primigenio de donde todos venimos, honraba y agradecía a la hermana placenta, a la madre, a la abuela, lo femenino y lo masculino todo uno sin separación.

Cuando enterramos la placenta Ayum que acompaño a nuestro hijo, Iyari completó su nombre llamándose Iyari Ayum , este fue uno de los rituales que recibimos en los cuatro días que nos acompaño Ayum.

2 comentarios:

  1. increible relato... Me sorprende cada dia lo maravilloso de la naturaleza y lo desconocido y profundo del ser. Gracias por compartir esto!!!

    ResponderEliminar
  2. Muchas Gracias por compartir ese momento tan maravilloso...Nuestras raices comienzan desde lo infinito, desde la placenta tan simple pero a la vez tan completa y bella.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...