Imagen utilizada con permiso de la artista Katie M. Berggren.

¡Va A Nacer Ya!: Partos Espontáneos En Lugares Inesperados

Por Mahi, Carolina Barahona
Todos hemos escuchado a lo menos alguna historia remota de un parto inesperado. Excepcionalmente algunos nacimientos ocurren espontáneamente en lugares que no han sido previstos ni planificados para parir, como es el caso de los nacimientos en el auto (camino a la clínica u hospital), en la puerta del hospital o de la clínica (antes de alcanzar a entrar), en la casa (sin haber planificado un parto en el hogar), en la calle y en diversas circunstancias y lugares fuera de lo común de manera muy rápida y simple. Usualmente cuándo esto ocurre suele haber mucho temor e incluso pánico en el ambiente que rodea a la mujer. Sin embargo debemos notar que normalmente si el nacimiento logró darse en esas circunstancias, es porque fue un parto espontáneo, rápido y fácil, por lo que debemos dejar el clima de pánico fuera para que la última fase del trabajo de parto – que es el alumbramiento de la placenta- pueda ocurrir en las mismas condiciones, y para ello la mujer, junto a su bebé necesitan principalmente abrigo, calor y nada que los distraiga del reconocimiento madre-bebé.

Michel Odent, suele referirse a este tema cuando habla sobre qué es lo que debemos saber las doulas dentro de los Primeros Auxilios Obstétricos, con una mirada desde la Salud Primal.
En palabras de Michel Odent:”Normalmente un parto que se dé en estas circunstancias es rápido y fácil. Por lo tanto probablemente no habrá que utilizar las manos. La principal preocupación que hay que tener es asegurarse de que ni la madre ni el bebé pasen frío.
Si es posible, calentar la habitación. Si no se tienen a mano mantas o toallas calientes, cubrir a madre y bebé con nuestra propia ropa. Asegurarse que la madre no tenga ningún tipo de distracción para que pueda dedicarse en exclusiva a mirar a los ojos de su bebé y a sentir el contacto de su piel. Si el ambiente es relajado, la habitación lo suficientemente cálida y no hay nada que distraiga a la madre, ésta segregará un pico de oxitocina muy alto que va a hacer posible el alumbramiento de la placenta de forma tan rápida y fácil como lo ha sido el nacimiento del bebé. En una situación como ésta no se corre ningún riesgo de hemorragia. Cortar el cordón no es una necesidad fisiológica.”
Cita de Michel Odent extraída de los apuntes del Curso Paramana Doula 2013 en Buenos Aires

Quienes rodeemos una situación como esta debemos procurar resguardar el entorno para que nada pueda perturbar ni distraer a la madre, ayudar a bajar los niveles de estrés y de adrenalina de todos quienes estén en el ambiente y procurar el abrigo necesario tanto para la madre como para el bebé. Y por supuesto no olvidarnos de celebrar la vida en su inmenso misterio y espontaneidad.


Mahi, Carolina Barahona
Psicóloga, Doula
http://mamatriztica.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...